Conseguir la mejor compañía: la nuestra

Conforme vamos madurando, y vamos comprobando, que nuestra mente puede ser muy traicionera, que depende de las ideas que yo doy por ciertas,  hace que me sienta de un modo u otro. Y vamos viendo, que puede  que haya vivido mucho tiempo hipnotizad@ por ideas que me han hecho creer que no soy valios@ por mi mism@, que yo sol@ no puedo estar, porque estar sol@ es algo horrible y poco divertido añado, que estar en compañía es la única forma de sobrevivir, algo que puede ser atávico del tiempo de las cavernas, cuando se tuvo en cuenta que al mamut se le cazaba solo en grupo…Entonces puede que tengamos, la gloriosa idea de que ¡¡¡hay que cambiar de ideas!!!

Y la primera idea irracional  ( que puede haya que cambiar) de la lista de Albert Ellis  es:

Es una necesidad extrema para el ser humano adulto el ser amado y aprobado por prácticamente cada persona significativa de la sociedad

Hay que empezar a darle la vuelta.

Vivir con esta idea, de la cual en principio, puede que no seamos conscientes, nos hace vivir «en la necesidad» no solo de estar con gente, sino de intentar que la gente significativa nos ame y nos apruebe ¡¡¡menuda carga!!!, cuando sabemos que el amor es libre, que se quiere o no se quiere, que no se puede obligar a amar a nadie, porque yo compruebo que hay gente a la que quiero y gente a la que no, aunque no tenga nada en contra de ella,  y aun incluso queriendo quererla, en su caso, no lo consigo y que incluso, si la quiero me doy cuenta de que todo no me gusta de ella, que en el fondo hay cosas que no estoy de acuerdo con su forma de ser, de vivir y de pensar…Y si me doy cuenta de esto en mi…. ¿ Puede que a las  demás personas les pase lo mismo?

Pues no se sabe¡¡¡ Un@ solo puede saber lo que le pasa a un@¡¡¡

Cuando vemos  y asumimos e integramos, que es tonto exigir que todos nos quieran , porque es imposible y que la exigencia de aprobación nos hace vivir en un servilismo que nos hace boicotear nuestras propias necesidades….  entonces  podemos empezar a salir de esta situación.

El camino es: querernos y aprobarnos a nosotros/as mism@s¡¡¡

Tan simple, tan sencillo y en nuestra mano, porque eso no depende de nadie mas que de mi. Y con la ventaja, de que eso hará, que yo pueda conseguir relaciones autenticas, libres e independientes, porque puede, que la mejor forma de conseguir el amor de los demás es dándolo, pero con un dar suelto, gozoso, porqué si, no para conseguir que me quieran. Solamente para desarrollar y  experimentar mi propia capacidad de amar y disfrutar haciéndolo¡¡¡

Paso primero: ser totalmente sincer@ y honest@ conmigo, al pan, pan y al vino, vino. Total,  nadie más que yo se va a enterar¡¡¡ tengo que saber muy bien, por una perseverante auto observación, que siento, cuales son mis reacciones y porqué, tengo que entenderme, comprenderme, sin juzgarme ni criticarme, permitiéndome sentir lo que siento, porque lo siento¡¡¡

Y desde ahí, atención a otras de las ideas irracionales del amigo Ellis:

«Se debe depender de los demás y se necesita a alguien más fuerte en quien confiar»

Esta idea es totalmente infantil, ya que en la infancia, es cierto que dependemos de los demás, pero a ver, a partir de cierta edad….. eso no es verdad, lo malo es que nos hemos quedado hipnotizados con la idea¡¡¡¡

De ahí la importancia de responsabilizarte totalmente de tu vida sin echar balones fuera. De estar tu dirigiendo tu vida, tus respuestas a lo que te pasa, que es lo único que puedes controlar. Ya que la vida es incontrolable, pero tu si puedes decidir tus respuestas a lo que te pasa.

Esto no evitará que a veces nos sintamos solos, con añoranza o frustrados, porque alguien no me quiere como yo quisiera, pero podremos volver a nosotros mismos, a nuestro apoyo, a nuestra comprensión y a permitirnos sentirnos como nos sintamos, sin negarlo ni machacarnos, a reivindicar que somos quien somos y a aceptar que «esto es lo que hay» con el dolor justo y la tranquilidad de estar ahí, para verlo sin agobio ni ansiedad, como parte de nuestra experiencia vital, reconociendo lo que puedo aprender, con la capacidad de poder ver la situación con serenidad y aceptación, lo que siempre origina paz.

Como muchas veces, conseguir esto o no, tendrá que ver con tu capacidad de aceptar la realidad y de tu elección:  » Que prefieres, ser feliz o tener la razón».

TU ELIGES¡¡¡ UN FUERTE ABRAZO COMPAÑERA Y COMPAÑERO¡¡¡





Volver al blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *