Arriesgarse a salir de la zona de confort

Cómo salir de la zona de confort

La tan manida zona de confort es una paradoja, ya que en el fondo, lo que no tiene, es confort. Simplemente es, una zona conocida. Y el problema es: Arriesgarse a lo desconocido. Ya que  lo desconocido, no se puede controlar….Lo desconocido, a todos los humanos, inconsciente o conscientemente nos da miedo.

Lo que nos puede poner en la pista de que igual tengo que cambiar algo en mi vida y salir de esa comodidad (por conocida), suele ser la insatisfacción, la infelicidad, incluso el aburrimiento, que todo lo vuelve gris.

Tenemos que hacer algo y ya se sabe : «Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes»

Lo primero que será bueno saber es: «Cuales son mis miedos«

El simple hecho de reconocerlos, ya nos pone en una situación de afrontarlos y poder superarlos.

Recordemos las veces que afrontar algo nos parecía que era muy duro y luego al hacerlo pudimos comprobar ¡¡¡ Que no era para tanto!!!

Lo siguiente, es reconocer nuestras fortalezas y capacidades. En que situaciones tengo probado, que me manejo, bien, que salgo airosa/o. En que cualidades personales puedo apoyarme para realizar el cambio.

Piensa en situaciones exitosas de tu vida ,que todos hemos tenido de una forma u otra, en algo importante o en algo intrascendente. Situaciones que han ido bien, con un buen resultado. Todos las hemos tenido, no hay que despreciar ninguna¡¡¡

Y por último consideremos la ventaja que nos aportará salir de la zona de confort:

Nos hará sentirnos mas vivos

Aprenderemos de la nueva experiencia y creceremos como personas, incluso si ha salido mal, si nos centramos en lo que hemos aprendido.

Aumentará nuestra confianza y nuestra seguridad personal.

Me parece que son razones importantes como para animarse a hacerlo.

Y como podemos empezar?

Haciendo algo diferente en cualquier aspecto de nuestra vida, cambia la ruta para ir al trabajo, sonríe al que no conozcas mucho, como si fuese un amigo, cambia de look…

Date cuenta que los demás ni se van a enterar de que estas haciendo algo diferente, solo tu vas a ser el que lo experimente y date cuenta de como te sientes haciendo algo diferente, por cierto solo lo tienes que repetir si quieres, de momento es para que tu compruebes que se puede, que tu puedes, hacer algo diferente.

Puede que a veces nos hayamos animado a hacer algo diferente y nos haya salido mal¡¡¡ y entonces puede que pensemos, bueno, bueno, «Virgencita, que me quede como estoy» , atención a esto, no te conformes, ¡hay que seguir probando!. Es difícil aprender algo con un intento solo, el aprendizaje solo se produce por repetición.  Si ya sabemos que lo que hemos probado no funciona, hay que seguir «probando, probando».

En una película francesa que me gustó mucho, Tímidos anónimos, el protagonista le decía a su terapeuta, una frase que su padre decía muy a menudo : «Ojalá no nos pase nada». Pero si no nos pasa nada, no nos pasa, ni nada malo ni nada bueno. Y la vida irremediablemente nos ofrece situaciones positivas y negativas. Eso es vivir, experimentar, la alegría y el dolor, el éxito y el fracaso, el trabajo y el descanso y si queremos vivir de verdad, hay que estar dispuesto a vivirlo todo, en la confianza de que si tengo una dificultad seguro que  tengo las herramientas, para superarla y que puedo encontrar la forma para hacerlo. Y me baso al escribir esto en la propia historia del ser humano.

Sería estupendo que todos nos quisiésemos lo suficiente, para no conformarnos con una vida mediocre. Solo esto hará que intentemos mejorar y nos animemos a arriesgarnos para vivir una vida plena, saliendo fuera de la zona de confort cuando así lo decidamos.

Te deseo que disfrutes en el intento¡¡¡

EXPERIMENTA, SI QUIERES PUEDES. Y CONVIERTE TU CONOCIMIENTO EN SABIDURIA.

Un abrazo, camarada de viaje.