Solo puedes controlar: Lo que piensas, lo que dices y lo que haces. Aprende a hacerlo

                                                              

Es imposible controlarlo todo, ya que hay muchas circunstancias y elementos de nuestra vida que están fuera de nuestro control. Pero si podemos controlar: lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos….Eso si, la mayoría, por no decir todas las personas, tenemos que aprenderlo a hacer.

Primero habrá que empezar por darnos cuenta, por ser conscientes de lo que pensamos, decimos y hacemos. Parece fácil ¿eh?…Pues no tanto, porque igual no te has dado cuenta, pero muchas veces vamos en piloto automático. Así que en principio toma una postura de observador/testigo. Y sorpréndete de cuantas veces estas muy lejos de la misma.

Ya somos conscientes. Ahora toca empezar a aceptarnos, respetarnos y decidir¡¡¡

Charles Chaplin decía que la mente, los pensamientos, pueden atormentarme y decepcionarme, pero cuando los coloco al servicio de mi corazón, eso es ¡¡¡Saber vivir!!!

Respetarnos y vivir en coherencia es lo que hará, que hagamos lo que queremos, aunque a veces sea «lo que debemos», porque si lo decidimos conscientemente, siempre será lo que queremos, aunque sea «lo que debemos». Y lo pongo entre comillas, ya que únicamente nosotros somos ,los que nos imponemos las obligaciones ( a veces cuesta ver esto).

Y si nos damos cuenta de que en algún momento no somos coherentes, porque no hacemos o decimos lo que pensamos, será bueno que descubramos cual es nuestra ganancia y si la misma, nos compensa.

Ya me dirás que te puede resultar mas difícil en este aprendizaje, pero ten en cuenta que se puede aprender ¡¡¡lo que nos propongamos!!!

EXPERIMENTA, SI QUIERES PUEDES.

La cabalá: El árbol de la vida

Pin en Árbol de la vidaConforme uno va creciendo personal y emocionalmente, la consecuencia práctica que obtiene es, que con cada paso que avanza, con cada transcendencia conseguida, al atravesar situaciones de sufrimiento o problemáticas, que se experimentan en la vida de toda persona, se obtiene una mayor paz interior y un mayor equilibrio.

En mi propio proceso personal, el descubrimiento y estudio de la cabalá y su árbol de la vida, ha supuesto una extraordinaria herramienta para mi autoconocimiento y mi equilibrio personal. Equilibrio que puede venirse abajo con la siguiente situación personal o problemática, que no tenemos trabajada ni liquidada y que solo por seguir viviendo van sucediéndose. Pero conociendo el árbol de la vida, puedo concretarla, conocerla y saber que puedo hacer, yo conmigo misma para recolocarme, vivirla y transcenderla, volviendo a situarme otra vez en la paz interior y en mi coherencia vital.

Las varitas mágicas, solo existen en los cuentos de hadas….con esto quiero decir,que conocer una herramienta personal no vale para nada, si no la trabajamos, ponemos en practica y experimentamos sus resultados. Sabiendo que como en todo aprendizaje, a veces se dan pasos para adelante, y otras, pasos para atrás. Y que esto no supone un retroceso, sino que puede ser la forma de que el siguiente paso para adelante, esté mas afianzado.

El árbol de la vida tiene 10 sefirots o estados y 22 senderos que conectan esos estados.

Tenemos una dimensión material:

MALJUT: Mi percepción de la materia.

El desequilibrio se dá por exceso, cuando quiero tener mucho o por el lado contrario, cuando no quiero tener nada.

El equilibiro se consigue cuando se esta feliz con lo que se tiene.

El peligro está en confundir el ser con el tener.

YESOD: El ego y las relaciones sociales. La pulsión sexual

El desequilibrio se da cuando huyo de mi a través de las relaciones sociales o cuando rechazo las relaciones para no sufrir.

El equilibrio se consigue cuando tanto los elogios como las criticas, no te afectan en exceso, cuando podemos independizarnos de unas y otras.

HOD: El lenguaje conceptual, como hablo y desde donde hablo.

El desequilibrio: La mentira. Hablar justificándonos y al servicio de nuestros intereses ideológicos.

El equilibrio se consigue con la honestidad tanto con lo que nos decimos a nosotros mismos como a los demás

NETSAJ: El lenguaje emocional, el arte, lo artístico, lo simbólico. Y también está el placer en el sentido amplio, el placer sensible.

Desequilibrio : el Hedonismo:  el placer como el sentido de la vida, Y la negación del placer, el sentirme culpable por el placer.

Equilibrio. Placer encauzado, actividad placentera pero no como sentido de mi vida

Dimensión emocional

JESED:  La misericordia , con uno mismo y con los demás.

Desequilibrio: dar demasiado y la culpabilización.

Equilibrio: El perdón, y el Balance entre dar y recibir, transmutar la culpa en responsabilidad.

La compasión con todos y el auto perdón . Dejar a tras el «buenismo», una bondad que se entiende mal . Tengo que tener regulada tanto la misericordia hacia los demás y evitar dar sin medida ( que puede ser una espera de reconocimiento, amor…) como la misericordia conmigo, entendiéndome sin justificarme.

GUEVURÁ:  La fortaleza la disciplina Poner límites

Aquí se dan los problemas con el poder poder.

Desequilibrio: Humillar al otro, exceso de poder, tiranía, dictadura

Equilibrio:  Disciplina. Marcar límites.

El que es fuerte, lo es porque se puede controlar a si mismo.

Es necesario poner límites y decir no. No hay que confundir decir si a todo con el amor

TIFÉRET:  El yo interior. El amor a uno mismo. El valor del conocimiento personal.

Desequilibrio : El narcisismo o el abandono/soledad. Atención a la falsa superioridad que me puede hacer narcisista y sentirme a veces apartado de todos

Equilibrio: Balance entre independencia y amor.  Conseguir estar con el otro y ser independiente en el amor al otro. Amar al otro sin depender y amarte a ti sin narcisismo. Y cuando se alcanza esto se produce la paz interior, que puede considerarse la verdadera madurez.

Dimensión superior

BINÁ.  Mente racional, entendimiento . Lo conceptual , Capacidad de comprender la polaridad sin quedarse atrapado en ella. Es la dimensión que pide resultados

Desequilibrio: El dogmatismo, la polaridad, envidia, frustración

Equilibrio: Orden, organización, comprensión

JOJMÁ: La sabiduría  La inteligencia transpersonal, el conocimiento intuitivo. Nos saca del centro del yo para llegar a la transcendencia y encontrar el sentido de la vida.

Desequilibrio : La locura, ya que aquí están las grandes preguntas y si me quedo enganchado a ellas sin organización ni acción, corro el riesgo de vivir en el aire y volverme loco

Equilibrio: hallar el sentido de la vida,  que viniste hacer en este mundo. Y cuando se logra esto, habrá que enviar esta información a la Biná, para que organice y decida que hay que hacer para llevarlo a cabo.

Sabio será el que encontró la luz y la puede bajar a la materia.

El sabio siempre estará aprendiendo, estará constantemente creciendo.

KETER: Aquí tenemos la paradoja de que llegar a Keter ,nunca se llega, es el potencial no revelado de nuestra alma. Se llega, entonces, por la conciencia de no llegar.

Cuanto estas aprovechando lo que Dios te dió. Como tomas la luz divina que te llega y la vuelves a elevar.

Esto es en esquema el árbol de la vida y desde ahí, podemos ver donde en mi, puedo tener un desequilibrio y desde sus propuestas, como puedo llegar al equilibrio y de esta forma llegar a una vida plena y satisfactoria.

Es como una evaluación del método de 360 grados en coaching, pero a nivel emocional transpersonal… Y es que todo está relacionado y no hay nada nuevo bajo el sol, pero a veces nos es mas fácil mirar desde un lado que desde otro, ciertas herramientas y propuestas nos son mas comprensibles, nos valen mas. Y es importante conocer diferentes propuestas y herramientas personales para apoyarnos y ayudarnos, con las que sintamos mas afines a nosotr@s. Probando, probando…

EXPERIMENTA Y CONVIERTE TU CONOCIMIENTO EN SABIDURIA.

 

Arriesgarse a salir de la zona de confort

Cómo salir de la zona de confort

La tan manida zona de confort es una paradoja, ya que en el fondo, lo que no tiene, es confort. Simplemente es, una zona conocida. Y el problema es: Arriesgarse a lo desconocido. Ya que  lo desconocido, no se puede controlar….Lo desconocido, a todos los humanos, inconsciente o conscientemente nos da miedo.

Lo que nos puede poner en la pista de que igual tengo que cambiar algo en mi vida y salir de esa comodidad (por conocida), suele ser la insatisfacción, la infelicidad, incluso el aburrimiento, que todo lo vuelve gris.

Tenemos que hacer algo y ya se sabe : «Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes»

Lo primero que será bueno saber es: «Cuales son mis miedos«

El simple hecho de reconocerlos, ya nos pone en una situación de afrontarlos y poder superarlos.

Recordemos las veces que afrontar algo nos parecía que era muy duro y luego al hacerlo pudimos comprobar ¡¡¡ Que no era para tanto!!!

Lo siguiente, es reconocer nuestras fortalezas y capacidades. En que situaciones tengo probado, que me manejo, bien, que salgo airosa/o. En que cualidades personales puedo apoyarme para realizar el cambio.

Piensa en situaciones exitosas de tu vida ,que todos hemos tenido de una forma u otra, en algo importante o en algo intrascendente. Situaciones que han ido bien, con un buen resultado. Todos las hemos tenido, no hay que despreciar ninguna¡¡¡

Y por último consideremos la ventaja que nos aportará salir de la zona de confort:

Nos hará sentirnos mas vivos

Aprenderemos de la nueva experiencia y creceremos como personas, incluso si ha salido mal, si nos centramos en lo que hemos aprendido.

Aumentará nuestra confianza y nuestra seguridad personal.

Me parece que son razones importantes como para animarse a hacerlo.

Y como podemos empezar?

Haciendo algo diferente en cualquier aspecto de nuestra vida, cambia la ruta para ir al trabajo, sonríe al que no conozcas mucho, como si fuese un amigo, cambia de look…

Date cuenta que los demás ni se van a enterar de que estas haciendo algo diferente, solo tu vas a ser el que lo experimente y date cuenta de como te sientes haciendo algo diferente, por cierto solo lo tienes que repetir si quieres, de momento es para que tu compruebes que se puede, que tu puedes, hacer algo diferente.

Puede que a veces nos hayamos animado a hacer algo diferente y nos haya salido mal¡¡¡ y entonces puede que pensemos, bueno, bueno, «Virgencita, que me quede como estoy» , atención a esto, no te conformes, ¡hay que seguir probando!. Es difícil aprender algo con un intento solo, el aprendizaje solo se produce por repetición.  Si ya sabemos que lo que hemos probado no funciona, hay que seguir «probando, probando».

En una película francesa que me gustó mucho, Tímidos anónimos, el protagonista le decía a su terapeuta, una frase que su padre decía muy a menudo : «Ojalá no nos pase nada». Pero si no nos pasa nada, no nos pasa, ni nada malo ni nada bueno. Y la vida irremediablemente nos ofrece situaciones positivas y negativas. Eso es vivir, experimentar, la alegría y el dolor, el éxito y el fracaso, el trabajo y el descanso y si queremos vivir de verdad, hay que estar dispuesto a vivirlo todo, en la confianza de que si tengo una dificultad seguro que  tengo las herramientas, para superarla y que puedo encontrar la forma para hacerlo. Y me baso al escribir esto en la propia historia del ser humano.

Sería estupendo que todos nos quisiésemos lo suficiente, para no conformarnos con una vida mediocre. Solo esto hará que intentemos mejorar y nos animemos a arriesgarnos para vivir una vida plena, saliendo fuera de la zona de confort cuando así lo decidamos.

Te deseo que disfrutes en el intento¡¡¡

EXPERIMENTA, SI QUIERES PUEDES. Y CONVIERTE TU CONOCIMIENTO EN SABIDURIA.

Un abrazo, camarada de viaje.

La ansiedad y el estrés

La ansiedad es una emoción que todo el mundo ha experimentado en algún momento y que ayuda al organismo a prepararse para hacer alguna cosa importante. Es normal y casi diría inevitable, en situaciones de cambio/inseguridad o cuando el resultado de una acción, de alguna forma, puede tener una transcendencia en nuestra vida.

El estrés es el resultado del desequilibrio entre las exigencias y presiones a las que se enfrenta la persona, por un lado y sus conocimientos y capacidades por otro, lo que origina un sentimiento de tensión física y emocional.

Los dos son experiencias, que se van a dar en algún momento de la vida de cualquier persona. El problema surge cuando se experimentan por un tiempo prolongado y evitan que vivamos con «fluidez», atemorizád@s y frustrád@s..

Aprender a manejar y controlar ambos, repercutirá, sin duda alguna, en vivir nuestra vida de una forma más satisfactoria y plena.

Como en toda situación personal, será fundamental profundizar en nuestro conocimiento personal, la máxima «CONOCETE A TI MISMO», siempre es el punto de partida, para vivir una vida coherente con quien realmente somos, no con quien quisiéramos ser o los demás esperan que seamos. Por eso partiendo de quien realmente soy, podré fomentar mis capacidades y aceptar con humildad, honestidad y serenidad mis limitaciones y así, disponerme a ampliar mis aprendizajes y herramientas personales para vivir como realmente quiera hacerlo.

Todo ello se traducirá en un aumento de nuestra paz y tranquilidad, que será uno de los principales objetivos al querer manejar y controlar tanto la ansiedad como el estrés, por lo que aprender a tranquilizarnos es fundamental. Y todos tenemos experiencias, pocas o muchas, donde lo hemos logrado, ¿Cómo lo hemos conseguido? cada uno tendrá sus claves y ninguna es mas importante que otra, todas valen. De lo que se trata es de ponerlas en práctica consciente y voluntariamente.

Todo lo que se resiste persiste, por lo que es de suma importancia la aceptación, tanto de mi mism@ como de mis circunstancias, solo partiendo sin dramatizar de la verdadera aceptación se pueden producir cambios auténticos y perdurables.

Dicen los que saben que igual lo único real en la vida, es el cambio. No tengamos miedo de los cambios ya que a lo largo de cualquier vida es inevitable que se den. Tener en cuenta la frase de «Esto también pasará»  y aprender a vivir cada vez más el aquí y el ahora, nos ayudará a vivir los cambios mejor.

Solo pensando no se consigue nada, hay que experimentar para convertir el conocimiento en sabiduría. Las teorías si no se llevan a la práctica, no valen para nada. y no nos engañemos….a veces no es fácil, pero si es posible. Solo un@ decide si le merece la pena el esfuerzo que a veces hay que hacer para aprender o producir un cambio. Tu puedes hacer lo que quieras. Tu vida es tuya….si quieres vivirla mejor asume plenamente tu responsabilidad. Y como todo en la vida está para medrar, para crecer y evolucionar, adelante, seguro que la vida te acompaña, la única condición es que no vayas en su contra.

EXPERIMENTA, SI QUIERES PUEDES¡¡¡

Liberarse de la adicción a la culpa

No solo la culpa nos hace sufrir y sentirnos encadenados, sino que nos impide realmente avanzar y la mayoría de las veces, seguir haciendo aquello de lo que nos sentimos culpables, impidiéndonos responsabilizarnos plenamente de nuestras acciones.

Vamos, que no vale para nada sino para hacernos vivir mal.

Cuanto menos en contacto estemos con nosotros mismos, con quien de verdad somos, estaremos mas propensos a la culpa, porque viviremos con las ideas y creencias asumidas, bien sea en la infancia, bien por pertenecer a la «sociedad» donde pretendemos estar integrados.

Por eso es tan importante conocernos bien y madurar, lo que supone haber pasado por nuestro tamiz, todas las creencias en virtud de las que vivimos y actuamos, dándonos permiso cuando maduramos de esta forma, para ser quien somos y hacer lo que conscientemente decidamos, lo que supone asumir las consecuencias que de esto se deriven. Proponiéndonos de una vez dejar de ser «buenos», «rebeldes» o «alejados», depende del modelo que hayamos asumido.

Lo que promueve nuestra adicción a la culpa es nuestra  tendencia de «echar balones fuera», el querer encontrar excusas o motivos para no responsabilizarnos plenamente de nosotros mismos y de nuestra insatisfacción de no vivir plenamente.

Y la única formula para salir de ahí, es asumiendo nuestra total responsabilidad por nuestra vida, lo que conlleva vivir bien la soledad y asumir nuestro poder personal y nuestra condición de humanos imperfectos.

En todas las sociedades de todos los tiempos, está la idea de que una acción mala, merece un castigo y una vez cumplido este, llega la redención….

La culpa que sentimos, es el castigo que nos imponemos, por algo que consideramos hemos hecho mal. Y ese castigo que nos hace vivir con sufrimiento, de alguna forma, nos libera inconscientemente, para volver a realizar en su caso lo que nos hace sentirnos culpables…. y así entramos en bucle…

Para salir de este bucle la solución está en cambiar la culpa por responsabilidad, asumiendo plenamente lo que hemos hecho, asumiendo las consecuencias que se han producido, entendiéndonos por que lo hemos hecho y comprometernos con no volverlo a repetir.

Entendernos es el primer paso para perdonarnos y liberarnos. Entendernos, que no justificarnos, no nos exime de responsabilidad por la consecuencia de nuestros actos y es el primer paso para permitirnos sentir el dolor que a nosotros mismos nos ha ocasionado. Y este sentir el dolor que sentimos, será lo que puede hacer, que tomemos el compromiso de estar muy atentos y no volverlo a repetir.

Dicen los que saben, que estamos en este mundo para experimentar y aprender. Y nuestra capacidad de aprender es lo que nos hace cada vez ser mas resilientes ante el infortunio y evolucionar como personas. Solo si somos capaces de cambiar la culpa por responsabilidad, podemos aprender de verdad.

EXPERIMENTA Y TRANSFORMA TU CONOCIMIENTO EN SABIDURIA.

 

SER LIBRE. LO ERES?

Y yo respondo:TODOS SOMOS LIBRES.

La cuestión es, ¿nos sentimos libres?.

Habrá que plantear primero que es ser libre. si partimos de nuestra condición humana, de tener un cuerpo, habrá que reconocer, que no somos libres, de hecho el humano cuando nace, es el ser mas condicionado para seguir viviendo, de los cuidados de otro.

Yehuda Ashlag ,un gran cavalista , dice que todos los hombres nacen esclavos hasta llegar a la edad de doce/trece años, donde puede buscar su elevación espiritual. si no lo logra, consiguiendo de esta forma su libertad, está destinado a morir.

Voy a partir entonces de que somos cuerpo y espíritu, cuerpo y alma. si tu crees que no somos más que el cuerpo, no pierdas tiempo en seguir leyendo, tampoco si crees que somos mente y cuerpo, porque aunque no te parezca, la mente es parte del cuerpo no tiene que ver con el espíritu y también desaparecerá cuando el cuerpo muera.

Victor Frankl en su libro El hombre en busca de sentido, escrito a raíz de su experiencia en los campos de concentración, escribió:» A un hombre le pueden robar todo, menos una cosa, la última de las libertades del ser humano, la elección de su propia actitud ante cualquier tipo de circunstancias, la elección del propio camino». y donde dice última, yo la traduzco por la mas profunda, la mas elemental.

Cuando hablamos de elegir, tenemos que darnos cuenta, que es escoger entre mis posibilidades. No se puede elegir entre vivir en marte o en la tierra, vivir en marte no es una opción, solo podemos elegir, entre lo que está dentro de las posibilidades actuales, lo que no quita para que yo pueda trabajar en hacer posible una realidad, que de momento no está en mis circunstancias.

Nadie está en una situación de sufrimiento a no ser que en la misma haya algo que le compense, algo que le produzca un beneficio. El problema es que cuesta mucho reconocer que esto es así, porque si se hace, uno ya no puede quejarse, que es lo que hace, que no nos responsabilizarnos plenamente de lo que nos pasa, asumiendo que se puede hacer algo para salir de ahí, que en mi mano está, pero que habrá que salir de la zona de confort ( la conocida) y hacer algo diferente. Lo interesante es darse cuenta que incluso aquí tengo libertad: puedo hacerlo o no. Eso si habrá que asumir coherentemente, las consecuencias de lo que elija.

Si Frankl, aun en una situación material de esclavitud, es capaz de reconocer y vivir su libertad, es que esta existe, y si nada de lo humano nos es desconocido, solo tenemos que estar atentos a reconocerla con valentía, porque hay que ser valientes para vivir en libertad, en libertad y coherencia con el ser que cada uno es. Hay que ser valientes para hacer lo que se quiere hacer, no hacer lo que otras hacen o lo que otras personas quieren que haga, sino hacer lo que yo quiero hacer, teniendo en cuenta que esto puede implicar a veces, algo que no me apetece hacer…Puedes hacer  lo que tu quieras¡¡¡

Terapia online. Funciona

Los tiempos cambian.

No solo los tiempos, todo cambia, de hecho hay sabios que dicen, que lo único real es el cambio.

Cuando yo era pequeña el poder hablar y verte a la vez, era algo de películas y algo lejano…bueno, tiempo es verdad que ha pasado, pero, como continuamente nos enseña la vida, la realidad muchas veces supera a la ficción, y si, tiempo ha pasado, pero el hecho es, que con el teléfono que llevamos en el bolsillo, todos podemos hablar y vernos, y eso no está acompañado de una sociedad «galáctica», nuestra sociedad independientemente de todos los innegables avances técnicos, que ha conseguido en estos, pongamos, ¿treinta úlltimos años?, sigue con sus penas y alegrías, con sus encrucijadas y desenlaces…

Cambia todo cambia, como dice Mercedes Sosa en su canción, pero la condición de ser humano no cambia, aunque cambien  las circunstancias y la forma de vivir.

Y encima nos llega un pequeño virus, que nos pone en estado de alarma y hasta nos confina. Nos hace vivir las relaciones con distancia, sin abrazos y sin besos y hablar con la boca tapada por la mascarilla.

Y en este estado de cosas, es interesante darse cuenta, que ya lo importante no es casi ni lo que se dice, ni como se dice, sino desde donde (de nosotros) decimos lo que decimos. Ya puede, que nos vaya importando menos no quedar tanto con gente, que no nos aporta demasiado o con la que yo no soy capaz de comunicarme abiertamente y si encima tengo que hacerlo con la mascarilla…pues me voy quedando en casa, «aprovechando» que no me dejan reunirme. Una pena y una duda, con la mosca detrás de la oreja: ¿Será que con esto del virus, lo que la política actual, pretende es que nos vayamos aislando? ¿Qué con lo innegable del peligro de contagio, se pretenda tenernos controlados y bien controlados?…Puede que nos venga a la cabeza cuando nos entra el ataque conspiranoico. El hecho es que en este año, nuestra forma de relacionarnos, impuesta o no, está siendo diferente

Y si en las relaciones lo mas importante es la calidad y no la cantidad, lo interesante será, desde que profundidad, autenticidad y sinceridad me comunico, no tanto lo que comunico o a través de que medio lo hago. Y desde ahí, se puede afirmar: que la terapia online funciona. Ya que en definitiva cualquier terapia funciona en principio, si me dispongo a recibir ayuda, que es lo que es toda terapia, una ayuda, para encontrar una solución a los problemas, sean estos del tipo que sean, sabiendo que contando con esta ayuda, un@ mism@ ha de encontrar y poner en práctica su propia solución.

El saber adaptarse a las nuevas circunstancias es una de las claves principales, incluso Darwin lo puso de manifiesto, para la evolución. Todos los seres vivos desarrollamos nuevas estrategias ante entornos diferentes. Y por eso, aprovechando los nuevos avances, podemos ir cambiando la forma de proximidad y cercanía física de hacer una sesión de terapia,  a hacerla en nuestra casa, con nuestro «dispositivo» a través de una pantalla, con un terapeuta que puede que no este ni en nuestro país, sin que esto nos quite intimidad, porque la intimidad la produces tu y la conexión que surge con tu terapeuta, que curiosamente no depende de la cercanía física, sino de la vibración entre dos personas, que se da o no se da, así de sencillo. Y como yo digo en mi consulta, como máximo en tres sesiones, ya se sabe si esa conexión se da, tanto a nivel presencial como a nivel online.

Como todo tiene sus pros y sus contras, toda situación tiene una cara y una cruz, lo interesante es que aprovechemos y disfrutemos los pros y aprendamos, sin negarlos, a trascender los contras.

Soltemos viejos patrones y arriesguémonos a experimentar nuevas fórmulas. Sabiendo que todo cambia, pero sobre todo, que si yo cambio, todo cambia.

 

Sientes ansiedad? Herramientas personales para poner en practica.

La ansiedad suele tener su base en el miedo al futuro.

Tenemos ante la ansiedad, varias herramientas personales, tan sencillas que a veces ni les damos esta consideración de herramientas personales y que sin embargo lo son y además tienen una eficacia probada y lo único que se requiere es que las pongamos en práctica.

La primera y fundamental: Tranquilizarse. Puede que sea paradójico que proponga la tranquilidad ante la ansiedad, cuando justamente lo primero que produce la ansiedad es intranquilidad…Pero cualquier  solución que busquemos para cualquier problema que tengamos, va a conseguirse si partimos de ella. ¿Y como podemos empezar a tranquilizarnos? Una vez que somos conscientes de nuestra ansiedad, parar con disciplina nuestro dialogo interno, y digo con disciplina porque no es fácil y la disciplina tiene parte de voluntad, de querer algo que no está en mi momento actual y pasar del querer a la acción aplicando unas reglas, unas normas para conseguirlo. Hay que salir de la mente ( » La loca de la casa» ) y poner atención a lo corporal, esta es la pista mas sencilla. En vez de atender a los pensamientos, a la película mental, atiende a la respiración y repasa como está tu cuerpo, donde está más tenso, que partes están mas cómodas, baja los hombros, mueve un poco el cuello, respira conscientemente, escucha los sonidos que hay a tu alrededor, siente el tacto de lo que están tocando tus manos, fíjate como el aire entra y sale por tu nariz o por tu boca, date cuenta sin juzgarla, como es tu respiración de profunda y si puedes poco a poco profundizarla un poco más. Pon en práctica conscientemente un minuto de silencio, mirando lo que estas viendo con atención, escuchando, sintiendo en este momento donde y como estas, sin querer estar en otro sitio, ni sentir de otra forma.

Hasta la física cuántica corrobora que el observador cambia lo observado. Es decir que cuando pasamos del piloto automático de la inconsciencia, a la toma de conciencia de estar observando lo que hay a mi alrededor, lo que pienso y lo que siento, ya está cambiando la situación y desde ahí puedo hacer modificaciones, si lo decido y puedo.

Es importante fijarse en » SI PUEDO». Porque eso de que querer es poder, a veces no es cierto. A veces no se puede cambiar lo que hay, por ejemplo, ante la muerte de un ser querido, no se puede cambiar esa realidad y la única posibilidad de acción es la aceptación y desde ahí permitir el duelo y vivirlo.

Pero hay otras situaciones donde si se puede cambiar, donde se puede hacer algo, aunque incluso en el ejemplo anterior, también estamos haciendo algo, cuando me permito experimentar el duelo y dejo de resistirme a la realidad, saliendo de la queja, sintiendo el dolor que me produce, lo que hará que el dolor se pase antes, ya que todo lo que se resiste persiste.

 Ordenar es algo que podemos hacer también. La ley hermética de la correspondencia propone: » Como es adentro es afuera». Y está claro que muchas veces, el ordenarnos adentro es mucho mas difícil que ordenar lo de fuera. Según esta ley, cualquier modificación de dentro o de afuera va a influir en uno u otro lado. Empieza por lo de fuera que suele ser mas concreto y evidente. Estar en un entorno ordenado, va a facilitar el orden interno y además vamos a tener la sensación de poder hacer algo efectivo, de lo que vamos a tener evidencia y de alguna forma nos va hacer sentirnos mejor, saliendo de la sensación paralizante que a veces produce la ansiedad.

También nos puede ayudar mucho, tomar perspectiva. Ya el simple hecho que situarnos en el «observador», nos va a poner en otro sitio.  Toma conciencia de esa situación  de observador.  Ten en cuenta tus posibles anteriores estados ansiosos y aprende a  sacar partido de esas situaciones negativas que tu ya has experimentado y cuestiónate: Se cumplieron tus miedos, te pasó algo realmente, siguió tu vida a pesar de todo, que te ayudo a salir de ahí… Fíjate en que fue lo que te ayudó a superar la situación, que aprendizajes dirías que conseguiste. No te quedes en la queja por la dolorosa, frustrante y negativa experiencia y saca una moraleja, que se define como la enseñanza que se deduce de algo. Ten en cuenta que de cualquier experiencia, la consideremos mala o buena,  se puede sacar un aprendizaje y que hay un refrán de la sabiduría popular que confirma: No hay mal que por bien no venga.

Solo tenemos que estar dispuestos a soltar en las vivencias negativas, nuestro papel de victima, que nos paraliza y nos vuelve impotentes. Lo curioso y triste es que a veces parece que no lo queremos soltar y si pasa esto la pregunta que hago es: ¿Que prefieres ser feliz o tener la razón?. No digo que lo que te pasó o lo que te pasa no sea una situación dura, dolorosa o incluso injusta, pero, ¿te vas a quedar ahí? ¿ Vas a continuar en ese bucle?. Aplica ahora lo que te pudo venir bien entonces, vive lo que te pasa sabiendo que «esto también pasará», pero que no sea un pasar gratuito, que te valga para algo, Tener una experiencia no es lo que te madura y te hace evolucionar, es integrarla y aprender, convirtiendo el conocimiento en sabiduría para posteriores situaciones.

Si lo que te propongo intuyes que puede ser efectivo, pasa a su práctica y comprueba que funciona…

 

El miedo y sus antídotos

El miedo es la emoción que nos acompaña, inevitablemente, a lo largo de toda nuestra vida. Es inútil no querer sentirlo, lo vamos a sentir. Lo interesante es, saber que sentir miedo no es bueno ni malo, simplemente es humano y como condición humana, es absurdo quererlo evitar y como todo lo que se resiste, persiste, lo único que nos queda hacer es no resistirlo, aceptarlo y aprender a traspasarlo, a afrontarlo, para que no nos maneje.

También es absurdo pensar que con las ideas o las teorías lo vamos a solucionar, las soluciones solo llegan con la experimentación, y como cada un@ somos un mundo particular, cada quien tendrá que estar dispuesto a experimentar, a poner en práctica acciones diferentes. Para abordar los diferentes miedos que nos invaden, porque no a todos nos influyen los mismos. Dependerá de las vivencias y creencias que hayamos tenido y aceptado. Todos tenemos, por ejemplo, la capacidad de correr, pero para el que esté entrenado, será mas fácil y supondrá menos esfuerzo, que para el que no lo esté.

En los grupos suelo trabajar con un texto que se atribuye a Ernest Hemingway

Tenía miedo de estar solo: ¡Hasta que aprendí a quererme a mí mismo! Tenía miedo de fracasar: ¡Hasta que me di cuenta que únicamente fracaso si no lo intento! Tenía miedo de lo que la gente opinara de mí: ¡Hasta que me di cuenta que de todos modos opinarían de mí! Tenía miedo de que me rechazaran: ¡Hasta que entendí que debía tener fe en mí mismo! Tenía miedo de sentir dolor: ¡Hasta que aprendí que era necesario para crecer! Tenía miedo de la verdad: ¡Hasta que descubrí la falsedad de las mentiras! Tenía miedo de la muerte: ¡Hasta que aprendí que no es el final, sino más bien el comienzo! Tenía miedo de sentir odio: ¡Hasta que me di cuenta que no es otra cosa más que la ignorancia! Tenía miedo de hacer el ridículo: ¡Hasta que aprendí a reírme de mi mismo! Tenía miedo de hacerme viejo: ¡Hasta que comprendí que ganaba sabiduría día a día! Tenía miedo de mi pasado: ¡Hasta que comprendí que no podía herirme más! Tenía miedo de la oscuridad: ¡Hasta que vi la belleza de la luz de una estrella! Tenía miedo de cambiar: ¡Hasta que vi, que aun la mariposa más hermosa necesitaba pasar por una metamorfosis antes de volar!

Y partiendo de este texto vamos a examinar los antídotos que se proponen:

QUERERSE A UNO MISMO: lo que supone una buena autoestima, que quiere decir, conocer quien realmente soy, no el que me gustaría ser o «debería» de ser y aceptarme incondicionalmente y en base a este conocimiento, vivir una vida coherente con el mismo.

ARRIESGARME A FRACASAR: Es decir, no quedarme en el intento, hacer lo que de verdad quiero hacer, sabiendo que esta es la mejor forma de vivir, y que si considero que salga bien o salga mal lo que haga, siempre puedo adquirir un aprendizaje, siempre tendré entonces una ganancia con mi acción. Y además cada vez seré más resiliente.

DEJAR DE LADO EL QUE DIRAN: Aprende a estar mas pendiente de ti, que de los otros. Vive en función de lo que tu quieres, no de lo que se espera de ti, es imposible dar gusto y cubrir las expectativas de todo el mundo. No persigas un imposible, eso desgasta inútilmente.

CONFIAR MAS EN MI MISM@: Nadie puede vivir por otro y tu vida es solo tuya, abandona la actitud de esperar que alguien te la solucione, responsabilízate plenamente de tu propia vida intransferible y se consciente de todas las capacidades que tienes, que las tienes¡¡¡ y ponlas en práctica…Probando, probando. Conforme tengas la experiencia de tus capacidades puestas en práctica, tu confianza en ti será una realidad incuestionable.

ACEPTA QUE EL DOLOR ES UNA PREMISA EXISTENCIAL: Atención, el dolor, no el sufrimiento. Cuando aceptamos esto, conseguimos vivir el dolor en su justa medida, porque el dolor, es parte de la vida de cualquier persona y es importante aprender a pasar por procesos de duelo sanamente, para poder vivir también sanamente las alegrías.

VER QUE LA MENTIRA NO SE PUEDE VIVIR, NO EXISTE: Vivir lo que es, es la única forma de vivir, otra cosa es imaginar, alucinar… Descubre cual es tu verdad y VIVE.

SABER QUE NADA DURA ETERNAMENTE: La vida es un continuo empezar/terminar y todos los finales suponen el principio de algo nuevo. La energía ni se crea ni se destruye, se transforma. La vida es energía, vívela aquí y ahora.

TEN EMPATIA Y BUSCA LA COMPRENSIÓN: No quiere decir que todo te parezca bien, simplemente acepta que no todos vemos, ni vivimos, ni sentimos, ni creemos igual. Que prefieres ser feliz o tener la razón? Profundiza en las situaciones, no te quedes con la apariencia ,ni hagas juicios superficiales. Vive tu libertad de ser y respeta la del otro. No tienes por que estar de acuerdo, pero respétala.

PRACTICA LA PACIENCIA Y SOBRE TODO EL BUEN HUMOR: Aprende a reírte de ti mismo, date el permiso de no ser perfecto, sabiendo que no lo eres y nunca lo serás. Y eso esta bien¡¡¡

NO TE QUEJES DE NADA: Si te quedas en la queja, estas en una postura de impotencia y victimismo. Todo tiene su pro y su contra. Encuentra lo positivo de cualquier situación, sin negar lo negativo, pero soltándolo lo antes posible, y aprovechado y disfrutando lo positivo por mínimo que sea ante lo negativo.

VIVE EL AQUI Y AHORA: Es el único tiempo que existe y donde puedes hacer algo.

DATE CUENTA QUE LA VIDA ES UN PROCESO: Nada es extático, todo evoluciona si integras esta realidad, puede que vayas consiguiendo vivir tu libertad de dirigir tus procesos, independizándote de los resultados. Y desde esa libertad, vivir tu vida con un punto de aventura… Eso aligera mucho.

Qué de todo esto te parece mas difícil, ante que tienes una crítica, una pega mayor, un si, pero…Intenta experimentarlo, vivirlo, probando, probando, sin prejuicios, abiert@ a sentir el resultado de hacerlo. Y no te resistas a lo que sientas, acéptalo, vívelo, obsérvalo, porque como se comprueba en el experimento de la doble rendija, simplemente el observar puede cambiar lo observado.

EXPERIMENTA Y CONVIERTE TU CONOCIMIENTO EN SABIDURIA.

 

QUERERSE MAS PARA VIVIR MEJOR

Nuestra vida es un reflejo de nosotros mism@s. No podemos percibir nada más que lo que sentimos y está dentro nuestro. Un hecho puede ser vivido y considerado de muy diferente forma,  la interpretación que nosotros le damos, puede ser vivida o entendida de otra manera por los demás. Si consideramos esto, podemos decir que la sociedad es una enorme comunión de autopercepciones….Momentos de crisis para uno pueden ser momentos de bonanza para otros y en definitiva como dice el refrán: Cada uno habla de la feria según le va en ella.

En esta sociedad donde los medios de comunicación son tan abundantes y aparentemente facilitadores para poder contactar con el otro, paradójicamente las estadísticas ponen de manifiesto que el sentimiento de soledad aumenta, que nunca las personas se habían sentido tan solas….

Las relaciones de pareja cada vez duran menos y siendo el amor la emoción positiva que más nos hace vibrar, parece que cada vez es mas difícil experimentarla¡¡¡ Y si como afirma la física cuántica y la sabiduría peremne : como es adentro es afuera, puede  que lo que falle de verdad es mi propio autoconocimiento y el desarrollo del amor por mi mismo….

Asi que yo propongo: Vamos a conocernos, aceptarnos tal cual somos y querernos y respetarnos incondicionalmente, ya que me parece, que solo haciendo esto podremos conseguir relaciones autenticas y mi amor por mi se traducirá en amor al  otro.

Siempre el amor que sienta por lo de fuera será un reflejo del amor que sienta por mi ya que no se puede dar lo que no se tiene. Y si dependo del otro para sentir amor, eso no será amor sino dependencia.

Como empezar a querernos más? Primero: aceptándonos tal como somos y esto no supone, que no tengamos que mejorar o aprender ya que en esto consiste la evolución, aqui y ahora esta soy yo y como dice el poema de Virginia Satir: yo estoy (soy) bien. Y mientras vamos consiguiendo esto, atent@s a:

  • Reconoce lo que tu quieres y vé a por ello. No existe ninguna obligación de nada, a no ser que tu mismo te la impongas. Mira bien esto y haz lo que quieras siempre claro, asumiendo las consecuencias.
  • Atrévete a mostrarte tal como eres, se tu mismo, que en realidad es lo mas fácil, claro está, si conseguimos desprendernos del personajes que hayamos creado.
  • Ver los fracasos y errores como oportunidades de aprendizaje, sin automachaque cuando los cometemos.
  • Atención al papel de victima. La queja solo vale para estar en la debilidad y la impotencia. Dejar de quejarse es muy importante.
  • Desarrolla tu creatividad y todos tus potenciales, sean estos los que sean, Tu creatividad no depende de que seas un genio sino de que tus respuestas  a las situaciones,  que tus manifestaciones en cualquier ámbito, sean genuinamente tuyas.
  • Abandona la zona de confort, arriésgate¡¡¡ y arriesgarse no es tirarse a la piscina sin ver si hay o no agua, arriésgate pero no seas temerario.
  •  Intenta vivir la vida como una aventura, y no como un drama. No dramatices, si tienes costumbre de hacerlo, obsérvate bien y descubre para que lo haces… y decide si trae realmente ganancias…

Quiérete, se tu mejor amigo y acompañante y nunca estarás solo y conseguirás que tu autoapoyo sea la palanca de cualquier posible cambio y lo realmente necesario par seguir adelante. Adelante¡¡¡