El auto boicot, como acabar con el.

Vamos a entender el auto boicot, como todo lo que hacemos para impedirnos estar bien, ser felices, todo lo que hacemos sin amor por nosotros mismos, y que tiene como consecuencia: El sufrimiento.

Lo que es inevitable experimentar en la vida es el dolor, que es una emoción autentica y parte de la vida misma, ya que, si como decía Heráclito, todo en la vida es cambio, si todo tiene un principio y un fin, la pérdida en un momento dado es inevitable,  aunque esa pérdida sea incluso la semilla de un nuevo principio. Me gusta mucho la frase de Navarro Villoslada en “Amaya  o los vascos en el siglo VIII”: AMAYA DA ASIERA, EL FINAL ES EL PRINCIO. Aunque sea así, la perdida tiene siempre un punto de dolor.

Si, el dolor es parte de la vida, pero el sufrimiento es superfluo y siempre producido por nosotros mismos. En el sano dolor, se experimenta de fondo, cuando se acepta, paz y en el sufrimiento se experimenta una especie de “carraca” mental que origina una “carraca emocional”…

El paso primero como siempre: DARME CUENTA, y asumir que algo tengo que ver yo en todo eso que estoy pensando y sintiendo. Ya que  solo si me responsabilizo, puedo contactar con el poder para cambiar la situación.

Darme cuenta de la situación y darme cuenta que el hecho que me hace sufrir, en tiempo real ha ocupado “x”, pero que el tiempo mental, que le estoy dando, parece que no se acaba nunca¡¡¡

Darme cuenta de que la interpretación, que he dado a lo que me ha pasado o me han hecho, es eso, una interpretación. Y tenemos la prueba, de que interpretamos todos de alguna forma lo que nos pasa, porque un mismo hecho, dos personas lo pueden vivir de forma totalmente diferente, originando emociones o vivencias también diferentes.

Como cualquier interpretación es libre y posiblemente correcta, ya que nadie tiene el baremo de la verdad en su poder, elegir la interpretación que mas daño nos hace, revisarla, no soltarla y alimentarla es el comienzo del auto boicot para no ser felices.

Quiere esto decir que nos engañemos y edulcoremos todo lo negativo o dolorosos que nos pase, que miremos a otro lado cuando algo nos duela? NO, por supuesto que no, pero es importante que vea en que idea irracional estoy basando mi interpretación, y recalco lo de irracional, porque esto es lo que da incoherencia a la situación y nos hace sufrir, porque cuando reconocemos la coherencia de algo, puede que no nos guste, pero no nos hace sufrir.

El siguiente paso a dar, es no alimentar el cuerpo dolor del que habla Eckhar Toolle.

La mayor parte del dolor humano es innecesario. Lo crearás tú mismo mientras la mente no observada dirija tu vida. El dolor que produces en el ahora siempre surge de una falta de aceptación, de una resistencia inconsciente a lo que es.” 

Según Tolle, todos tenemos un cuerpo dolor originado por las experiencias dolorosas vividas, que será mas grande o mas pequeño dependiendo de lo que hayamos estado en el dolor, de la importancia que le hayamos dado a la experiencia y de lo que nos hayamos agarrado a ella como identidad. lo expone en su libro PRACTICANDO EL PODER DEL AHORA.

En que consiste no alimentarlo: en darle el menor espacio mental, en mirar el dolor con la cara alta y los ojos abiertos, entenderlo, comprenderlo,  y sobre todo, entenderme, comprenderme y acogerme. Y mirándome con amor y compasión, porqué nadie mejor que yo sabe lo que estoy sintiendo, desde ahí no machacarme, ni culparme, pero atención, no machacar o culpar a otro o a la situación, reconocer mi necesidad no cubierta, pero aceptar que lo que ha pasado, ha pasado. Ya que pelearse contra lo que hay, no conduce a nada, y todo lo que se resiste, persiste. Y desde esa mirada de amor hacia uno mismo, comprometerme a no hacerme sufrir inútilmente y ver si puedo hacer algo para mejorar la situación, ver que visión de la situación me puede dejar más en paz y si veo que no se puede hacer nada de nada, empezar a desapegarme, tener en cuenta si prefiero tener la razón o ser feliz, dejar de luchar contra la realidad y contra mi forma actual de sentir y ver las cosas, soltar y aceptar. Y ya para nota : confiar en la vida y confiando en la vida, que no va en tu contra, sino a tu favor, entender con tu capacidad de resiliencia, que te quiere decir la vida con esto que ha pasado, cual puede ser tu aprendizaje y SUELTA, deja de alimentar el dolor. Vete reduciendo el espacio mental que das a lo que te hace sufrir, y déjate sorprender por la paz que produce la aceptación.

Experimenta, si quieres puedes¡¡¡ Compañero/a valiente¡¡¡





Volver al blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *