CONÓCETE A TI MISMO

 

“TE  ADVIERTO, QUE QUIEN QUIERA QUE FUERES, ¡OH, TU QUE DESEAS SONDEAR LOS ARCANOS DE LA NATURALEZA, QUE SI NO HALLAS DENTRO DE TI MISMO AQUELLO QUE BUSCAS, TAMPOCO PODRÁS HALLARLO FUERA! SI TU IGNORAS LAS EXCELENCIAS DE TU PROPIA CASA ¿COMO PRETENDES ENCONTRAR OTRAS EXCELENCIAS? EN TI SE HALLA OCULTO EL TESORO DE LOS TESOROS. ¡CONOCETE A TI MISMO Y CONOCERAS EL UNIVERSO Y A LOS DIOSES!” (Inscripción en el frontispicio del templo de Apolo en el Monte Parnaso, Grecia ; 2.500 A.C.)

La frase “Conócete a ti mismo” puede referirse, al ideal de comprender la conducta y pensamiento humanos, sabiendo que nada de lo humano, me puede ser desconocido, por lo que,  conocer y comprenderse  uno mismo, es también conocer y comprender a los demás y viceversa. Se trata de verse uno ante la verdad, su verdad

¿Que importancia tiene conocerme y ser yo mism@?

Un psicoterapeuta italiano, Enzo Rossi lo explica de forma divertida: “Si tu eres un pimiento y estás tratando de vivir como una zanahoria, primero, tu vida no puede se fácil, porque intentas algo que es imposible, ser lo que no eres, por mucho que te pintes de color zanahoria y que cambies tu imagen nunca serás una zanahoria y ademas, ¿ que sentido tiene vivir algo que no es? ¿Porqué esforzarte ni un solo minuto en algo que no es, en vivir algo que no te corresponde?. Claro, habrá que empezar por saber si soy pimiento o zanahoria¡¡¡

Si ves claro que descubrir tu propia identidad y vivir conforme a ella, es lo único que te dará libertad, bienestar y paz, disponerte a hacer un trabajo interior, no lo verás tanto como trabajo sino como necesidad prioritaria en tu vida.

Hay dos noticias, como en los chistes: una buena y otra no tan buena. La buena: SI TU QUIERES PUEDES y todo trabajo que hagas en este camino de conocimiento personal tendrá resultados positivos y satisfactorios en tu vida. Y la no tan buena: PUEDE DAR PEREZA Y MIEDO Y PARECER DIFÍCIL: tienes que mirarte de frente con valentía, a veces puede que te lleves sorpresas,  y tienes que arriesgarte a ver y experimentar sin  atajos ni parches. Esto puede dar miedo, pero ya se sabe: la esencia de la valentía es la esencia del comportamiento libre.

No tienes “obligación” de conocerte. Tu elijes si lo quieres hacer o no, partiendo de tu LIBERTAD: EJÉRCELA SI QUIERES.

Si te conoces: sabrás quien eres y lo que quieres, podrás aprender de tus errores, tendrás mejores relaciones, cada vez te importará menos el “que dirán”, vivirás más tranquilo y con menos esfuerzo, serás mas feliz y no perseguirás un falso ideal acerca de ti y tus necesidades, serás congruente y no tendrás que arrepentirte en el fin de tus días. No está mal ¿eh?

La base es la AUTOOBSERVACIÓN, quien no se observa no se conoce y quien no se conoce no puede cambiar.

Dos cosas muy importantes que nos ayudarán en el trayecto: PACIENCIA Y BUEN HUMOR.

Acabo con una máxima de San Agustín:

NO VAYAS FUERA, ENTRA EN TI MISMO: EN EL INTERIOR HABITA LA VERDAD

Si quieres puedes ¡experimenta!, y convierte tu conocimiento en sabiduría.

 





Volver al blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *