La película El Vuelo y la libertad

Soy una cinéfila empedernida. Uno de mis primeros trabajos, fué en un programa de la televisión local, donde mi compañera de despacho y yo, elegíamos un pequeño corte de una película y haciamos comentarios a nivel psicológico de la escena, que se habia visionado previamente. El espacio de tiempo era cortito entre diez y quince minutos, pero para prepararlo nos llevaba entre una y dos horas. Elegir película solía ser facil ¡hay tantas y tan buenas!, elegir la escena no lo era tanto, pero solíamos coincidir enseguida, en que escenas, se podian hacer comentarios y qué, lo que nos interesaba recalcar, poner de manifiesto, algo que a la mayoria de las personas que estaban viendo el programa, podría ” llegarles” haciéndose  patente la frase  Nada de lo humano me es desconocido. Concretar los comentarios, era lo que de verdad nos ocupaba tiempo. Y era dificil porque teniamos que superar aquello de que, una imagen vale más que mil palabras. Elegímos películas como: Tomates verdes fritos, Matrix, Shrek, Mejor imposible….. películas de diferente temática y género, pero todas con buenos guiones, buenos actores o buenos dibujos animados, que hacian que  entendieses a los personajes y empatizaras con ellos y su situación.

Yo disfrute muchísimo haciendo ese trabajo y desde entonces, cuando veo una película que me impacta por algo concreto, pienso: esta tambien estaría bien para hablar en la tele.

El vuelo ha sido una de esas películas. Dirigida por Robert Zemeckis y Denzel Washington como protagonista, en el papel de un piloto que ha logrado realizar un aterrizaje forzoso, salvando a la mayoría de los pasajeros y tripulación del vuelo, a pesar de su condición de alcohólico.

La escena que quiero comentar sucede al final de la película:  está en la carcel hablando ante sus compañeros de presidio, contando su historia y reconociendo que paradójicamente, ahora es cuando se siente libre, libre de verdad. A raiz de haber reconocido, su problema, sus actos y por haber podido dejar de mentir, mentirse a el mismo y a los demás.

Lo dice de una forma, que transmite honestidad, tranquilidad, que te hace entender claramente lo que siente: serenidad, coherencia, hasta contento diria yo, bueno, lo que se siente, cuando uno se siente libre de verdad. Vamos que lo ves y lo sientes. (¡¡¡ Como me admiran los buenos actores!!!)

Y es que  solo cuando uno es capaz de estar en contacto con lo que uno es y siente y desde ahi: SE ACEPTA, SE RESPETA, SE ENTIENDE, SE QUIERE Y SE ES COHERENTE. Solo desde ahi, se puede ser libre de verdad, independientemente de las circunstancias, del camino por recorrer o de los cambios a los que haya que enfrentarse.

Tenemos varios testimonios que confirman que la verdadera libertad es la libertad de ser y no la de hacer (aunque habitualmente esten relacionadas). Viktor Frankl, en su libro El hombre en busca de sentido, donde describe su experiencia como prisionero de un campo de concentración. El poema “Invictus” de Wilian Ernest Henley, que dió origen a otra estupenda película del mismo título, sobre Nelson Mandela, ponen de manifiesto entre otros, que el sentido de la libertad es algo mas profundo que la circunstancia que acompañe a esa LIBERTAD.

Cuando en El vuelo, Denzel Washington, decide dejar de mentir y dice la realidad de los hechos, sabemos que “se la va a cargar”, pero despues de un momento de miedo y susto, en el que dice algo así como ” que Dios me ayude”, nos transmite decisión, fuerza y coraje. Y en la escena siguiente, aunque esté en la carcel, entendemos cuando dice que se siente libre.

¿Sabeis de que hablo no? de lo que sientes cuando te enfrentas a lo que hay, a tus miedos y sigues adelante, como pasa tambien en  El Hobbit: un viaje inesperado, pero esta es otra película….

Experimenta, si quieres puedes.

 





Volver al blog

Un pensamiento en “La película El Vuelo y la libertad

  1. Totalmente de acuerdo. Aun no he visto la película,pero no tardaré! y es que sé de primera mano lo que es ser libre estando encerrada, la libertad que te puede aportar la sinceridad frente a los demás y sobretodo ante uno mismo; lo que emocionalmente significa liberar tus miedos, secretos, debilidades….sincerarte, decirlo en alto e ir a por todas, de cara, sabiendo lo que hay y con disposición!
    Sin duda esta peli, es para otra cinéfila como yo! Ya os contaré….
    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *