Por qué y para qué hacer un trabajo de crecimiento personal

En la vida todo tiende al crecimiento. Todo ser vivo irá desarrollando su potencial y si este se frena, es imposible que la vida manifieste plenitud. No sentir que se vive la vida con plenitud, es una llamada para iniciar un trabajo interior personal, ya que es una pista importante, de que algo no se está desarrollando adecuadamente. Puede que aparentemente tenga todo lo que me hace falta, lo que yo creo o creía que tenía que tener para ser feliz, para sentirme bien, y sin embargo no es así.

 

El porque entonces, es claro, porque no vivo plenamente, porque no me siento satisfecho, porque estoy harto de estar en tensión, porque siento que “esto” no puede seguir así o porque algún acontecimiento: un cambio de situación, una muerte cercana, una enfermedad, me hacen replantearme la vida y tengo la intuición profunda de que  las cosas son o pueden ser de otra forma.

Para que: para concretar que es lo que me pasa y ponerme en contacto con mis capacidades, para manejar lo que me sucede y tomar las riendas de mi vida. Para hacer que esta sea plena y satisfactoria en todos los aspectos.

Todo empieza con la frase del oráculo de Delfos, la tan conocida, escuchada, leída e incluso vista y digo vista porque me viene a la memoria la película Matrix, (aparentemente de ciencia ficción y que a mi me parece de las películas más profundas que he visto) donde en la cocina del Oráculo, una mujer negra a la que va a consultar Neo, se ve escrita: CONOCETE A TI MISMO. Conócete a ti mismo, por ahí se empieza. Uno suele creer que se conoce hasta que se da cuenta ( y esto suele ser impactante) de que ¡No se conoce!. Y es normal y muy frecuente, que esto se dé, porque estamos, dentro de nuestra cultura, en nuestra familia, sin reconocer los modelos a los que nos hemos adscrito, ni las creencias inculcadas, que no hemos revisado a fondo, sin darnos cuenta de los hábitos  que hemos adquirido y no reconsideramos. Y cuando empezamos a conocernos tendremos que seguir por aceptarnos…

Para que conocernos y aceptarnos: para empezar a vivir de verdad.

Experimenta, si quieres puedes¡¡¡





Volver al blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *