Las fortalezas: conoce las tuyas y foméntalas

 

Las encuestas indican que solo una de cada tres personas conoce sus fortalezas. Puede ser, porque en esta cultura judeo-cristiana en la que nos hemos desarrollado (y que va cambiando) se nos ha recalcado más la lucha contra el ¨pecado”, contra lo negativo, para poder superarlo y seguir adelante, en vez de reconocer nuestras virtudes y fomentarlas, para cada vez ser mejores, y cuando digo mejores, quiero decir para madurar y desarrollar todo el potencial que cada uno tiene dentro, que en definitiva es el verdadero trabajo de cada persona.

Los padres de la Psicología positiva Seligman y Peterson, demostraron, que las organizaciones que se orientan hacia los puntos fuertes de las personas que las forman, tienen mas opciones de obtener mejores resultados. En Estados Unidos firmas del tamaño de Google, Microsoft, Motorola o Coca-Cola, están comprobando que la dirección por valores centrada en el enfoque positivo, es rentable. En España todavía son contadas las compañías que siguen estos criterios. Pero puede que sea algo importante a tener en cuenta en esta época de crisis, que desarrollar los puntos fuertes, aislar el miedo y trabajar las fortalezas, hasta convertirlas en hábitos, es una óptima  táctica empresarial, porque así se fomentará la autoestima y la seguridad. Y una persona con una buena autoestima y seguridad personal generará mas fácilmente las buenas y nuevas ideas necesarias, para seguir y salir adelante  en los cambios que inevitablemente se tienen que dar en la educación, las empresas y en definitiva en la sociedad.

Primero tendremos, a través de nuestro conocimiento personal, que descubrir y reconocer cuales son nuestras fortalezas, algo que puede parecer fácil, pero que por lo visto no lo es tanto, para después fortalecerlas y desarrollarlas

La lista de fortalezas que Seligman hizo después de trabajar con personas “exitosas” y que se encontraban bien con ellas mismas es la siguiente:

I. Sabiduría y conocimiento: Fortalezas cognitivas que implican la adquisición y el uso del conocimiento.

1. Creatividad [originalidad, ingenio]: Pensar en nuevos y productivos caminos y formas de hacer las cosas. Incluye la creación artística pero no se limita exclusivamente a ella.

2. Curiosidad [interés, amante de la novedad, abierto a nuevas experiencias]: Tener interés por lo que sucede en el mundo, encontrar temas fascinantes, explorar y descubrir nuevas cosas.

3. Apertura de mente [juicio, pensamiento crítico]: Pensar sobre las cosas y examinar todos sus significados y matices. No sacar conclusiones al azar, sino tras evaluar cada posibilidad. Estar dispuesto a cambiar las propias ideas en base a la evidencia.

4. Deseo de aprender [amor por el conocimiento]: Llegar a dominar nuevas materias y conocimientos, tendencia continua a adquirir nuevos aprendizajes.

5. Perspectiva [sabiduría]: Ser capaz de dar consejos sabios y adecuados a los demás, encontrando caminos no sólo para comprender el mundo sino para ayudar a comprenderlo a los demás.

II. Coraje: Fortalezas emocionales que implican la consecución de metas ante situaciones de dificultad, externa o interna.

6. Valentía [valor]: No dejarse intimidar ante la amenaza, el cambio, la dificultad o el dolor. Ser capaz de defender una postura que uno cree correcta aunque exista una fuerte oposición por parte de los demás, actuar según las propias convicciones aunque eso suponga ser criticado. Incluye la fuerza física pero no se limita a eso.

7. Persistencia [perseverancia, laboriosidad]: Terminar lo que uno empieza. Persistir en una actividad aunque existan obstáculos. Obtener satisfacción por las tareas emprendidas y que consiguen finalizarse con éxito.

8. Integridad [autenticidad, honestidad]: Ir siempre con la verdad por delante, no ser pretencioso y asumir la responsabilidad de los propios sentimientos y acciones emprendidas.

9. Vitalidad [pasión, entusiasmo, vigor, energía]: Afrontar la vida con entusiasmo y energía. Hacer las cosas con convicción y dando todo de uno mismo. Vivir la vida como una apasionante aventura, sintiéndose vivo y activo.

III: Humanidad: Fortalezas interpersonales que implican cuidar y ofrecer amistad y cariño a los demás.

10. Amor [capacidad de amar y ser amado]: Tener importantes y valiosas relaciones con otras personas, en particular con aquellas en las que el afecto y el cuidado son mutuos. Sentirse cercano y apegado a otras personas.

11. Amabilidad [generosidad, apoyo, cuidado, compasión, amor altruista, bondad]: Hacer favores y buenas acciones para los demás, ayudar y cuidar a otras personas.

12. Inteligencia social [inteligencia emocional, inteligencia personal]: Ser consciente de las emociones y sentimientos tanto de uno mismo como de los demás, saber como comportarse en las diferentes situaciones sociales, saber que cosas son importante para otras personas, tener empatía.

IV. Justicia: Fortalezas cívicas que conllevan una vida en comunidad saludable.

13. Ciudadanía [responsabilidad social, lealtad, trabajo en equipo]: Trabajar bien dentro de un equipo o grupo de personas, ser fiel al grupo y sentirse parte de él.

14. Justicia [equidad]: Tratar a todas las personas como iguales en consonancia con las nociones de equidad y justicia. No dejar que los sentimientos personales influyan en decisiones sobre los otros, dando a todo el mundo las mismas oportunidades. .

15. Liderazgo: Animar al grupo del que uno es miembro para hacer cosas, así como reforzar las relaciones entre las personas de dicho grupo. Organizar actividades grupales y llevarlas a buen término.

V. Moderación: Fortalezas que nos protegen contra los excesos.

16. Perdón y compasión [Capacidad de perdonar, misericordia]: .: Capacidad de perdonar a aquellas personas que han actuado mal, dándoles una segunda oportunidad, no siendo vengativo ni rencoroso.

17. Humildad/Modestia: Dejar que sean los demás los que hablen de uno mismo, no buscar ser el centro de atención y no creerse más especial que los demás.

18. Prudencia [discreción, cautela]: Ser cauteloso a la hora de tomar decisiones, no asumiendo riesgos innecesarios ni diciendo o haciendo nada de lo que después uno se pueda arrepentir.

19. Autoregulación [autocontrol]: Tener capacidad para regular los propios sentimientos y acciones. Tener disciplina y control sobre los impulsos y emociones.

VI. Trascendencia: Fortalezas que forjan conexiones con la inmensidad del universo y proveen de significado la vida.

20. Aprecio de la belleza y la excelencia [asombro, admiración, fascinación]: Saber apreciar la belleza de las cosas, del día a día, o interesarse por aspectos de la vida como la naturaleza, el arte, la ciencia…

21. Gratitud: Ser consciente y agradecer las cosas buenas que a uno le pasan. Saber dar las gracias.

22. Esperanza [optimismo, visión de futuro, orientación al futuro]: Esperar lo mejor para el futuro y trabajar para conseguirlo. Creer que un buen futuro es algo que está en nuestras manos conseguir.

23. Sentido del humor [diversión]: Gusto por la risa y las bromas, hacer sonreír a otras personas, ver el lado positivo de la vida.

24. Espiritualidad [religiosidad, fe, propósito]: Pensar que existe un propósito o un significado universal en las cosas que ocurren en el mundo y en la propia existencia. Creer que existe algo superior que da forma a determina nuestra conducta y nos protege.

Todos podemos estar en posesión de estas fortalezas, porque son humanas y como decía ya Terencio (194 aC- 159 aC), dramaturgo latino: Nada de lo humano me es ajeno.

Pero curiosamente a veces estamos mas en contacto con nuestros defectos que con nuestras fortalezas. Y pasa que cuando se pregunta a una persona cuales son las suyas, muchas veces responde: Eso lo tendrán que decir los demás…¡¡¡…

Pues no amigos, cada cual ha de saber, cuales son las suyas, para que en época de crisis, las ponga en practica. Pero a más a más, que dirían los catalanes. Está comprobado, que si tu pones en práctica tus fortalezas mas destacadas de una forma consciente y voluntaria, tu nivel de felicidad aumenta. Así que miremos por donde lo miremos, es un trabajo importante, por lo práctico y sus consecuencias, en el cual es cien por cien beneficioso poner toda nuestra atención e interés.

Experimenta, si quieres puedes¡¡¡

CONÓCETE A TI MISMO

 

“TE  ADVIERTO, QUE QUIEN QUIERA QUE FUERES, ¡OH, TU QUE DESEAS SONDEAR LOS ARCANOS DE LA NATURALEZA, QUE SI NO HALLAS DENTRO DE TI MISMO AQUELLO QUE BUSCAS, TAMPOCO PODRÁS HALLARLO FUERA! SI TU IGNORAS LAS EXCELENCIAS DE TU PROPIA CASA ¿COMO PRETENDES ENCONTRAR OTRAS EXCELENCIAS? EN TI SE HALLA OCULTO EL TESORO DE LOS TESOROS. ¡CONOCETE A TI MISMO Y CONOCERAS EL UNIVERSO Y A LOS DIOSES!” (Inscripción en el frontispicio del templo de Apolo en el Monte Parnaso, Grecia ; 2.500 A.C.)

La frase “Conócete a ti mismo” puede referirse, al ideal de comprender la conducta y pensamiento humanos, sabiendo que nada de lo humano, me puede ser desconocido, por lo que,  conocer y comprenderse  uno mismo, es también conocer y comprender a los demás y viceversa. Se trata de verse uno ante la verdad, su verdad

¿Que importancia tiene conocerme y ser yo mism@?

Un psicoterapeuta italiano, Enzo Rossi lo explica de forma divertida: “Si tu eres un pimiento y estás tratando de vivir como una zanahoria, primero, tu vida no puede se fácil, porque intentas algo que es imposible, ser lo que no eres, por mucho que te pintes de color zanahoria y que cambies tu imagen nunca serás una zanahoria y ademas, ¿ que sentido tiene vivir algo que no es? ¿Porqué esforzarte ni un solo minuto en algo que no es, en vivir algo que no te corresponde?. Claro, habrá que empezar por saber si soy pimiento o zanahoria¡¡¡

Si ves claro que descubrir tu propia identidad y vivir conforme a ella, es lo único que te dará libertad, bienestar y paz, disponerte a hacer un trabajo interior, no lo verás tanto como trabajo sino como necesidad prioritaria en tu vida.

Hay dos noticias, como en los chistes: una buena y otra no tan buena. La buena: SI TU QUIERES PUEDES y todo trabajo que hagas en este camino de conocimiento personal tendrá resultados positivos y satisfactorios en tu vida. Y la no tan buena: PUEDE DAR PEREZA Y MIEDO Y PARECER DIFÍCIL: tienes que mirarte de frente con valentía, a veces puede que te lleves sorpresas,  y tienes que arriesgarte a ver y experimentar sin  atajos ni parches. Esto puede dar miedo, pero ya se sabe: la esencia de la valentía es la esencia del comportamiento libre.

No tienes “obligación” de conocerte. Tu elijes si lo quieres hacer o no, partiendo de tu LIBERTAD: EJÉRCELA SI QUIERES.

Si te conoces: sabrás quien eres y lo que quieres, podrás aprender de tus errores, tendrás mejores relaciones, cada vez te importará menos el “que dirán”, vivirás más tranquilo y con menos esfuerzo, serás mas feliz y no perseguirás un falso ideal acerca de ti y tus necesidades, serás congruente y no tendrás que arrepentirte en el fin de tus días. No está mal ¿eh?

La base es la AUTOOBSERVACIÓN, quien no se observa no se conoce y quien no se conoce no puede cambiar.

Dos cosas muy importantes que nos ayudarán en el trayecto: PACIENCIA Y BUEN HUMOR.

Acabo con una máxima de San Agustín:

NO VAYAS FUERA, ENTRA EN TI MISMO: EN EL INTERIOR HABITA LA VERDAD

Si quieres puedes ¡experimenta!, y convierte tu conocimiento en sabiduría.

 

Descubrir a Antonio Blay

ANTONIO BLAY es un gran maestro que propone una línea de trabajo sencilla (de planteamiento), clara y basada en la experiencia personal. Trabajaremos en este taller sobre cuatro de sus principales propuestas, siempre desde la perspectiva de que “El ser yo mismo es el hecho fundamental de mi vida”

 

PROGRAMA

 

  • EL PERSONAJE:  LOS MODELOS ADQUIRIDOS
  • EL YO IDEA Y EL YO IDEAL
  • EL CENTRAMIENTO
  • LO TRANSCENDENTE

 

 

OBJETIVOS

Tomando conciencia de uno mismo, como único responsable de su vida, y de la capacidad creadora que puede motivar los cambios necesarios para vivir mas plena y satisfactoriamente, intentaremos conseguir.

 

  1. PROFUNDIZAR EN EL AUTOCONOCIMIENTO
  2. MEJORAR EL BIENESTAR PERSONAL
  3. POTENCIAR LOS RECURSOS
  4. AUMENTAR LA SENSACION DE VALIA Y AUTONOMIA
  5. FAVORECER LA COMUNICACIÓN CON UNO MISMO Y CON LOS DEMAS

 

 

METODOLOGIA

 

La metodología será de carácter dinámico y vivencial que integra aspectos teóricos y prácticos centrándonos en estos últimos. Abierta y participativa aprovechando las experiencias de los/as integrantes del grupo, para generar nuevos aprendizajes.

                       

Del 30 de octubre al 4 de diciembre

Martes de 20 a 21,30 horas

lugar. FONDO FORMA, Abejeras nº 30 bajo