La resiliencia, herramienta para superar dificultades

La resiliencia es la capacidad que la persona tiene para abordar los hechos traumáticos o dificultades que surgen a lo largo de la vida, de una forma centrada y positiva, que hace que los supere y salga fortalecida tras la experiencia.

Como todas las capacidades, es susceptible de mejora y ampliación, a condición de que se ejercite.

Os propongo varias pautas para desarrollar vuestra resiliencia:

*Evitar ver las crisis como problemas insuperables. Respecto a esto, será interesante darnos cuenta de las crisis que hemos vivido en nuestra vida y que ha pasado y que hemos hecho nosotros para seguir adelante. Seamos capaces de ver las crisis como los chinos: “Las crisis son oportunidades”

*Aceptar los cambios que son parte de la vida. Y ya sabemos que para que se de la aceptación debemos eliminar de nuestro repertorio mental: la huida, la queja y la racionalización. Si estamos en la huida-negación, es que ni vivimos el cambio. La queja solo nos hace estar en el papel de victima sin poder y no vale para nada (bueno, puede que nos desahogue, pero prácticamente para nada mas). La racionalización, el buscar explicación, el darle vueltas en la mente, nos hace quedarnos ahí, en la mente y no vivir plenamente lo que hay, que sería la verdadera aceptación.

*Avanzar hacia los objetivos. Trabajando sobre objetivos realistas. Puede ser interesante que se haga una graduación de objetivos de menor a mayor dificultad. Para llegar a nuestra meta seguro que tendremos que pasar por varias etapas. Trabajemos con el objetivo más cercano (sin perder de vista el objetivo final).

*Alimentar una visión positiva de si mismo. Todos tenemos polaridades: somos listos y a veces tontos, valientes y a veces cobardes, somos fuertes y también débiles. Sabiendo esto, vamos a fomentar y tener en cuenta nuestro aspecto positivo, en vez de luchar y criticar el negativo.

*Mantener la perspectiva. Prever el largo plazo y saber recontextualizar los acontecimientos. Ser capaces de tomar distancia, nos hace verlo todo con más objetividad y mayor sensación de control.

*Fomentar una visión de esperanza. La esperanza es la emoción que marca el cambio en la evolución emocional de lo negativo a lo positivo. Aunque a veces es difícil, ¡intenta contactar con ella! El proverbio dice que: “La esperanza es lo último que se pierde”. Intentar de corazón contactarla.

De momento trabajar con esto y experimentar si vale, si reconocéis mejora, solo experimentarlo vale. Recordemos a Quevedo: “No basta saber donde está el tesoro. Hace falta trabajar para sacarlo”

Si quieres puedes. ¡¡¡Experimenta!!!

					

11-10-2012 Centramiento y pensamiento positivo

Del 11 de octubre al  20 de diciembre, jueves de 18 a 20 horas

  • Del 11 de octubre al 20 de diciembre, jueves de 18 a 20 horas
  • IPES ELKARTEA
  • Organización, información y matrículas en IPES Elkartea. C/. Tejería 28, bajo. Tel: 948.22.59.91
  • Estar centrados/das con la plena atención y conciencia de mí y de donde estoy en este momento es la forma óptima para proceder a cualquier elección verdaderamente favorable y eficaz en mi vida.

Crecimiento personal (completo)

 

  • Del 1 de octubre al 17 de diciembre, todos los lunes de 19,30 a 21 horas. COMPLETO
  • Centro de Crecimiento Personal FONDO-FORMA
  • Inscripciones: en el teléfono 948258394-626754831 o por email: ana@anamuniz.com
  • Información: Curso dirigido a personas interesadas alcanzar sus objetivos vitales, sacar partido a su potencial personal y profesional y obtener herramientas para afrontar los retos de la vida actual

La felicidad está en ti, búscala creativamente.

Tengo que empezar diciendo que ni puedo ni me atrevo, a definir la felicidad, ni creo que haya fórmula secreta para encontrarla. Pero si puedo, plantear principios generales que constituyen la base de una vida feliz y plena. Principios que no son la panacea, ni son relevantes para todos, ni para todas las situaciones.

Si no te sientes feliz y quieres serlo, tienes que empezar por asumir tu propia responsabilidad respecto a tu felicidad, abandonando el victimismo y la queja.

Segun el libro de Sonja Lyubomirsky,  La ciencia de la felicidad,  hay tres componentes en la felicidad, en la siguiente proporción: 50% genética, 10% circunstancias y 40% respuesta personal. Y es en esta parte de la respuesta personal, donde te propongo trabajar. Y como  indico en el título: La felicidad está en ti, tambien te propongo que seas tu amigo, que te conozcas y seas consciente del repertorio de tus respuestas.

Si te conoces y eres tu amigo, empezarás a quererte de verdad, conocerás tus verdaderas motivaciones y aprenderás a priorizar, lo que te evitará esfuerzos innecesarios, podrás perdonarte los errores para conseguir aprender de ellos, te irás sintiendo poco a poco más tranquilo y desde la tranquilidad, serás capaz de elegir libremente tu respuesta. Y aqui entra la creatividad, que no es ser artista ni nada parecido, que  es simplemente, la capacidad de crear tu respuesta personal, ante cualquier situación, simple o complicada.

Te propongo una lista de actividades cientificamente comprobado que originan felicidad: Ser agradecido, cultivar el optimismo, evitar la comparación social y pensar demasiado, ser amable (sonrie), cuidar las relaciones sociales, desarrollar estrategias para afrontar “lo que hay”, perdonar, comprometerse con objetivos realistas, cuidar y atender el cuerpo.

Desde tu creatividad ¿en que puedes empezar a trabajar ahora mismo, para ser mas feliz?.

Si quieres puedes. ¡¡¡Experimenta!!!.

 

Por qué y para qué hacer un trabajo de crecimiento personal

En la vida todo tiende al crecimiento. Todo ser vivo irá desarrollando su potencial y si este se frena, es imposible que la vida manifieste plenitud. No sentir que se vive la vida con plenitud, es una llamada para iniciar un trabajo interior personal, ya que es una pista importante, de que algo no se está desarrollando adecuadamente. Puede que aparentemente tenga todo lo que me hace falta, lo que yo creo o creía que tenía que tener para ser feliz, para sentirme bien, y sin embargo no es así.

 

El porque entonces, es claro, porque no vivo plenamente, porque no me siento satisfecho, porque estoy harto de estar en tensión, porque siento que “esto” no puede seguir así o porque algún acontecimiento: un cambio de situación, una muerte cercana, una enfermedad, me hacen replantearme la vida y tengo la intuición profunda de que  las cosas son o pueden ser de otra forma.

Para que: para concretar que es lo que me pasa y ponerme en contacto con mis capacidades, para manejar lo que me sucede y tomar las riendas de mi vida. Para hacer que esta sea plena y satisfactoria en todos los aspectos.

Todo empieza con la frase del oráculo de Delfos, la tan conocida, escuchada, leída e incluso vista y digo vista porque me viene a la memoria la película Matrix, (aparentemente de ciencia ficción y que a mi me parece de las películas más profundas que he visto) donde en la cocina del Oráculo, una mujer negra a la que va a consultar Neo, se ve escrita: CONOCETE A TI MISMO. Conócete a ti mismo, por ahí se empieza. Uno suele creer que se conoce hasta que se da cuenta ( y esto suele ser impactante) de que ¡No se conoce!. Y es normal y muy frecuente, que esto se dé, porque estamos, dentro de nuestra cultura, en nuestra familia, sin reconocer los modelos a los que nos hemos adscrito, ni las creencias inculcadas, que no hemos revisado a fondo, sin darnos cuenta de los hábitos  que hemos adquirido y no reconsideramos. Y cuando empezamos a conocernos tendremos que seguir por aceptarnos…

Para que conocernos y aceptarnos: para empezar a vivir de verdad.

Experimenta, si quieres puedes¡¡¡